Salud

Consejos para el hogar de un niño con asma

Boy using inhaler

Los niños con asma deben vivir en una casa donde no haya ácaros del polvo ni polen. Veamos qué medidas podemos tomar dentro del hogar para evitar este problema.

Lo primero es que el aire dentro de casa sea de calidad, por eso debemos evitar el humo del tabaco y de las chimeneas, los ambientadores, algunos productos de limpieza con atomizadores y las velas perfumadas.

Si tenemos aire acondicionado debemos cambiar el filtro de forma frecuente. Los días de mucho polen debemos abrir las ventanas a partir del mediodía, ya que antes los niveles son mayores.

Es fundamental la sencillez a la hora de decorar, evitando el exceso de objetos que acumulen polvo. Los objetos pequeños como los libros y algunos juguetes deben guardarse en sitios cerrados.

Conviene que el suelo de casa sea de parqué, tarima o baldosas, más fáciles de limpiar y que además evitan la acumulación de ácaros. En el comedor es mejor que los sillones no sean de tela, sino de piel.

La habitación del niño

En la habitación del niño lo mejor es cubrir los colchones y las almohadas con fundas antiácaros, aunque debemos lavarlas a 60 grados cada tres meses.  Tenemos que lavar las sábanas al menos una vez a la semana y secarlas preferiblemente en la secadora. Es importante aprovechar el momento de cambiar la ropa de cama para darle la vuelta al colchón y pasarle la aspiradora. Además, es aconsejable que los colchones y almohadas estén fabricados con fibras sintéticas.

En la habitación del niño o del bebé no debe haber alfombras, peluches o cojines, ya que suelen acumular bastante polvo. En el resto de la casa, es mejor no tener alfombras ni moquetas, y si las hubiese mejor que sean de pelo corto, aunque debemos pasar la aspiradora cada dos días.

La habitación del niño no debe tener muchos muebles, los cuales debemos limpiar con un paño húmedo, nunca con un plumero. Es recomendable prescindir de las cortinas, aunque si no queda más remedio al menos deben ser finas y lavarlas cada dos o tres meses.