Salud

Consecuencias de la obesidad infantil

Obesity In Children

La obesidad infantil es problema cada vez más frecuente en todo el mundo con consecuencias graves, como diabetes, colesterol alto y otras enfermedades.

Se considera sobrepeso u obesidad cuando existe una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud y cuya causa principal es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas. Esto se debe a una mayor ingesta de alimentos muy calóricos ricos en grasa, sal y azúcares, aunque apenas aportan vitaminas, minerales y otros nutrientes de calidad. Además, cada vez los niños realizan menos ejercicio, sobre todo a causa de la televisión y los videojuegos.

Un niño con sobrepeso u obesidad tiene más probabilidades de desarrollar en el futuro enfermedades cardiovasculares, diabetes, trastornos del aparato locomotor, muerte prematura e incluso discapacidad en la edad adulta. Un niño obeso puede sufrir problemas respiratorios, hipertensión, mayor riesgo de fracturas y resistencia a la insulina.

Además puede padecer problemas graves a nivel psicológico por la falta de autoestima, ya que suelen sufrir rechazo y aislamiento, lo que en la adolescencia puede causar problemas como la anorexia o la bulimia, incluso cuadros depresivos graves.

Cuando la obesidad no se trata a tiempo y continúa en la adolescencia, las probabilidades de que el niño sea obeso en la edad adulta son muchas.

La buena noticia es que todos podemos colaborar para prevenir y tratar la obesidad infantil. El primer paso comienza en el hogar, ya que los padres deben dar ejemplo y enseñar a comer de forma saludable, promoviendo el consumo de alimentos como las frutas, las verduras, las legumbres y el pescado. Ciertos alimentos, como la bollería, las golosinas y las bebidas carbonatadas deben limitarse al máximo. También debemos procurar que los niños realicen actividades al aire libre, como ir al parque o montar en bici.