Salud

Conjuntivitis, un trastorno molesto

Un trastorno muy común en nuestros bebés es la conjuntivitis, de pronto una mañana despierta llorando y sin poder despegar sus ojitos; no entres en pánico, solo es conjuntivitis. Se trata de una inflamación de la conjuntiva y tiene varios orígenes, puede ser por: infección, bacterias, virus, alergias o irritación. En los bebés también se puede tratar de una obstrucción del conducto lacrimal.

Este trastorno se presenta con un enrojecimiento de las conjuntivas, irritación y mucha molestia. Cuando su origen es bacteriano comienza por un solo ojo y tiene una secreción purulenta y legañosa. Si es de origen alérgico más bien se presentará con mucho picor y lagrimeo intenso.

Ante cualquiera de estos síntomas lo ideal es que recurras a tu pediatra de confianza, quien podrá realizar un diagnóstico preciso con solo inspeccionar el ojo afectado. En caso de tratarse de algo más severo será él quien te aconseje llevar al bebé a  un especialista, es decir, un oftalmólogo.

Hasta que puedas ir al médico limpia el ojito afectado con gasa y suero fisiológico, sin raspar. Ya consultado el pediatra seguramente te aconsejará un colirio más específico según el origen de la conjuntivitis.

Lo importante es que no dejes pasar el tiempo ya que tu bebé estará muy molesto, además porque según sean las causas esto puede derivar en problemas mayores. Como siempre decimos, una visita a tiempo al médico puede evitarnos muchos dolores de cabeza. Y sobre todo nos dará las herramientas para actuar adecuadamente, por menor que sea la situación.