Educación

Cómo tratar la timidez infantil

Father with son

Es de lo más común que algunos peques teman ser juzgados por otros y quizás esta ansiedad se acompañe de un sentimiento de ser incomprendido. La timidez en los pequeños es de lo más natural y así debería ser asumido por los padres. 

Expressar los sentimientos

Lo primero y más importante es conseguir que el peque se sienta cómodo expresando sus sentimientos. Hay que preguntarle constantemente como se siente, escuchar todo lo que tengan que decir, aunque no estéis de acuerdo con su opinión. La atención que reciben los pequeños de sus padres refuerza su autoestima y además le facilita comunicarse con ellos.

La timidez no es negativa

En segundo lugar, no sirve de nada dramatizar la timidez de un niño. La timidez es un problema con solución. Es un mecanismo de defensa infantil que no tiene porque ser negativo. Es un rasgo humano, que se mantiene también en muchos adultos, y que se asocia también a la sensibilidad, el respeto y la modestia. Puede resultar muy útil explicar a vuestro peque que el hecho de ser tímido no es un gran defecto y que lo más importante es aceptarse tal como es uno mismo.

Comprensión de la timidez

Sería interesante hacer un viaje en el tiempo y recordar cómo éramos nosotros a su edad. Si el peque descubre que nosotros también pasamos por el mismo tipo de pruebas que ellos, eso le ayudará a sentirse menos sólo y mas comprendido. Sobretodo, eliminar los calificativos negativos alrededor de la timidez. Nada de definirlo ante los otros como “es que es un niño tímido”, ya que a base de oír siempre lo mismo quizás lo asuma como un rasgo definitorio. Y no tiene porque ser así.

Los pequeños que son tímidos también son hipersensibles a los comentarios sobre ellos. Hablar de su timidez delante de ellos, con los otros padres al salir del colegio, sólo servirá para reforzar los miedos del peque e incrementar el problema. No hay que enfadarse con él, simplemente tratarlo con la máxima naturalidad y ser comprensivos.