Embarazo

Cómo sobrevivir al embarazo en verano

Beautiful pregnant woman walking on blue beach

Las altas temperaturas pueden hacer que las embarazadas, sobre todo en el último trimestre, se sientan más cansadas. Veamos algunos consejos para sentirse mejor.

Probablemente al final del embarazo, coincidiendo con el verano, la mujer retenga más líquidos, por eso es muy importante que aumente la ingesta de agua, aunque también puede tomar leche, zumos naturales o infusiones frías.

La ropa es fundamental para sentirse a gusto, la embarazada debe elegir prendas ligeras de algodón, preferiblemente de colores neutros, y que no sean ajustadas. Los zapatos tienen que ser de piel y cómodos, sin tacón pero tampoco excesivamente planos. Si es necesario debe comprar unos zapatos de una o dos tallas más, ya que la hinchazón aumenta el tamaño de los pies en algunas mujeres.

También conviene contar con un bañador o bikini de embarazada para refrescarse en el mar o en la piscina. Es mejor ir a sitios donde haya hamacas donde poder descansar con las piernas en alto.

Si estamos en la playa podemos dar paseos por la orilla sintiendo el golpe de las olas, muy beneficioso para reducir la hinchazón. También se recomiendan los baños en el mar, una forma divertida de hacer algo de deporte. Los baños en la piscina pueden ser la excusa perfecta para hacer movimientos con las piernas y otros ejercicios.

En cuanto a la dieta, es mejor evitar las comidas pesadas, sobre todo por la noche. Estamos en la mejor época para comer fruta, por eso debe formar parte de la dieta de la embarazada, ya que todo son ventajas. Las  verduras también son muy buenas.

Y es muy importante proteger la piel del sol con una buena crema protectora, así se evitan las manchas oscuras. Además no se deben olvidar de llevar gafas de sol y sombrero, así como estar a la sombra siempre que sea posible para reducir la sensación de calor.