Seguridad

Cómo proteger al bebé en la piscina

baby playing

Los rayos del sol ya han empezado a alegrar nuestras mañanas con la llegada de la primavera, una estación en la que ya son muchos los padres que se animan a ir a la piscina con sus peques, un evento que los bebés suelen disfrutar más que nadie debido a lo divertido que les resulta jugar con el agua y chapotear sin parar.

No obstante, antes de acudir a estos fresquitos enclaves será fundamental que sepas cómo proteger a tu bebé en la piscina para que no se produzca ningún desagradable incidente.

Los efectos dañinos del sol

Debido al estado actual de la capa de ozono, los rayos ultravioletas cada vez resultan mas perjudiciales para el ser humano. Por este motivo, será imprescindible que sepas cómo proteger la piel del sol. Para ello, lo mejor será que acudas a tu farmacia más cercana y adquieras una crema con un alto factor de protección solar especialmente creada para cubrir las necesidades de las pielecitas de los más pequeños de la casa.

La temperatura del agua

Antes de meter a tu bebé en el agua, asegúrate de que esta no está demasiado fría, ya que, de ser así, podría sufrir una hipotermia. Además, tampoco es recomendable que los peques menores de un año estén mas de 20 minutos seguidos dentro de la piscina, por lo que deberás controlar el tiempo.

Los efectos del cloro

El cloro reseca la piel, provoca picores e, incluso, enrojece los ojos. Es por ello que, cuando saques a tu bebé de la piscina, será importante que lo pases por una ducha cuya agua retire el cloro de su delicada piel.