Salud

Cómo prevenir y tratar los hongos en los pies

Baby feet in towel

A los hongos les encanta la humedad, y ahora en verano es más fácil que aparezcan en ciertas zonas como los pies donde resultan muy molestos.

En los pies los hongos causan rojeces, ardor, picor y grietas entre los dedos, y se debe principalmente por el sudor, el calor y los materiales sintéticos de calcetines y zapatos.

Si aparecen hongos en los pies es muy importante llevar al niño al pediatra y evitar que se rasque, ya que puede pasar la infección a otra zona o hacerse heridas. Si se rasca tenemos que lavarle las manos rápidamente con jabón y agua caliente.

Para prevenir este problema lo mejor es que los niños en verano utilicen sandalias de piel y no zapatillas de deporte. Cuando llegue el frío los calcetines, que se deben cambiar todos los días, deben ser de algodón para que los pies no retengan la humedad.

Los zapatos deben ser de piel, tanto por dentro como por fuera, y debemos cambiarle el calzado cada día porque así da tiempo a que se sequen los restos de humedad del sudor.

Además la higiene es fundamental, por eso todos los días debemos lavar muy bien sus pies y secarlos totalmente, sobre todo entre los dedos, para que no quede ningún resto de humedad. Si aparecen hongos se recomienda lavar los pies dos veces al día y cambiar también varias veces al día los calcetines. Además, es mejor utilizar una toalla pequeña para los pies del peque y que sólo sea para él, así evitaremos contagios.

 Si el niño va a la piscina o a la playa debemos evitar que vaya descalzo que es muy fácil coger hongos en estos lugares, por eso debemos insistirles para que no se quiten las chanclas o las cangrejeras y mantener los pies secos siempre que sea posible.