Educación

Cómo prevenir y actuar frente al acoso escolar

Depositphotos_40027023_l

El acoso escolar, más conocido en los últimos años como bullying, es un problema que todos debemos prevenir, ya que las consecuencias pueden ser muy graves.

En la mayoría de los colegios ya se siguen unas medidas para detectar y prevenir el acoso, aunque en casa debemos predicar con el ejemplo y ser consecuentes.

En primer lugar la familia debe educar, evitar conflictos y establecer unas normas para que el niño no se convierta en acosador. Por tanto es imprescindible que sepamos qué hace el niño y cómo se comporta fuera de casa.

Además para detectar si un niño está siendo acosado tenemos que promover el diálogo en casa, preguntándole cómo se encuentra y si tiene algún problema en el colegio o con sus amigos. Es importante que los padres escuchen a sus hijos, ya que muchas veces no cuentan nada porque piensan que no nos interesa.

Cuando un niño sufre bullying podemos notar que está más nervioso, tiene problemas para dormir, come peor, no quiere ir al colegio o las notas empeoran.

Los adultos debemos rechazar cualquier comportamiento que no sea adecuado, como cuando un niño pega a otro o se ríe de él. En este caso nunca debemos achacarlo a una broma o verlo como algo normal.

En casa tenemos que ser tolerantes con otras opiniones y estilos de vida para que desde que el niño es pequeño se acostumbre a la diversidad y a la tolerancia. Debemos enseñarle a respetar a los demás, pero además el niño debe aprender a exigir respeto hacia sí mismo.

Siempre que veamos algo injusto o violento lo comentaremos para que aprenda a condenar cualquier tipo de violencia contra los demás.

También debemos evitar que el niño se acostumbre a ser una víctima o un mero observador de la violencia o el acoso, por eso debemos decirle que no se aísle y que hable con un profesor o un familiar adulto cuando sufra o vea una situación de acoso.