Salud

Cómo prevenir la gripe en los bebés

Sick baby

Con la llegada del frío los casos de gripe empiezan a aumentar, sobre todo entre los menores de dos años, ya que las guarderías y el hecho de estar en contacto con otros niños y adultos favorecen el contagio.

Qué es la gripe

La gripe no es una enfermedad grave, pero en los menores de dos años y en los bebés pueden aparecer complicaciones.

La gripe en sí es una infección que afecta a la nariz, la garganta e incluso los pulmones, por lo que si observamos ciertos síntomas debemos acudir al pediatra. Por ejemplo, si vemos que el bebé parece cansado y enfadado, y además no come bien, puede que se trate de una gripe. También pueden aparecer otros síntomas como tos, fiebre, diarrea, vómitos y mocos.

Prevención de la gripe en los bebés

Si nosotros o cualquier otra persona que cuide al niño parece tener fiebre debemos evitar cualquier contacto con el bebé. Si no fuese posible al menos debemos lavarnos muy bien las manos, sobre todo después de toser y estornudar, y utilizar mascarillas. Además tenemos que utilizar pañuelos desechables y tirarlos después de usarlos, lavándonos de nuevo las manos en profundidad. Cuando tosamos o estornudemos siempre nos cubriremos con la mano para evitar que el virus de la gripe se expanda.

En el caso de las madres que están dando lactancia es aconsejable que se saquen la leche para que más tarde se la dé con la ayuda de un biberón una persona sana.

De todas formas es importante que llamemos pronto al médico si la fiebre y los síntomas vuelven a reaparecer después de haber cesado, así como si el bebé no parece más despierto aunque le haya bajado la fiebre. También debemos acudir al pediatra si el niño llora pero no hay lágrimas o no ha hecho pipí en las últimas ocho horas.