Alimentación

Cómo preparar la papilla de verduras

Depositphotos_9266694_original

A partir de los seis meses, y siempre que lo indique el pediatra, los bebés pueden tomar papillas de verduras, muy recomendables porque les aportan gran cantidad de vitaminas y minerales para un adecuado crecimiento.

Qué verduras escoger

Entre las verduras más utilizadas se encuentran las zanahorias, las patatas, las judías y el calabacín, mejor sin piel. Otras hortalizas, como las espinacas y las acelgas, no deben formar parte de la dieta del bebé hasta que tenga un año, ya que son ricas en nitratos. En el caso de la col, la coliflor, el repollo o los espárragos también conviene esperar, ya que suelen producir gases y además tienen un sabor demasiado fuerte para los bebés. También es mejor esperar a poner remolacha y nabo por lo menos hasta el año y medio.

Consejos

En todo caso debemos elegir verduras y hortalizas frescas y lavarlas muy bien para eliminar la tierra y otros residuos. Además debemos quitar las partes estropeadas y con marcas. No debemos añadir dos o tres verduras nuevas al mismo tiempo, sino una por una, y dejar un espacio de cuatro o cinco días entre ellas. Si hubiese alguna que no tolerase, no se la tenemos que dar hasta que lo indique el pediatra. Por tanto es mejor prepararlos con una sola verdura y una base de patata (una porción de patata por cada dos de verdura). De esta forma, si alguna le sienta mal, sabremos cuál es.

Debemos cocer las verduras sin sal en una olla el tiempo necesario pero sin pasarnos y después batir todo hasta que obtengamos una textura fina. Es aconsejable que para finalizar echemos en la papilla una cucharada de aceite de oliva crudo y suave.

Para una papilla más completa, a partir de los seis meses, podemos añadir carne de pollo, unos veinte o treinta gramos.

En el caso del pescado blanco, siempre retirando muy bien las espinas, se puede poner unos 30 gramos a partir de que el niño tenga diez u once meses.

Los purés pueden conservarse un máximo de dos días en la nevera, aunque se pueden congelar.