Moda y Complementos

Cómo preparar la habitación del bebé

Baby room theme image 3

Si estás embarazada, seguro que te hace muchísima ilusión empezar a preparar la habitación del bebé, ese espacio donde tu peque dormirá, jugará y pasará buena parte de su tiempo.

Pero, ¿qué necesitas para poner a punto la habitación del bebé?, ¿cuáles son los elementos que deben tener presencia en el dormitorio de tu pequeño y de qué accesorios es fundamental que prescindas para mantenerlo seguro en todo momento? ¡Sigue leyendo y responde a estas y otras cuestiones enseguida!

El mejor escenario

Aunque no todos tenemos la suerte de vivir en una casa compuesta por un amplio número de habitaciones, lo mejor es que, si tienes la posibilidad de elegir entre dos o tres dormitorios, reserves para tu bebé un espacio muy luminoso y bien ventilado que, a la vez, disponga de persianas o cortinas que impidan la entrada de luz para que el niño pueda gozar de un sueño de lo más agradable durante el día.

Paredes a prueba de manchas

Aunque enseñes a tu peque a no pintar las paredes desde bien chiquitín, es frecuente que, cuando los niños colorean, algún que otro rotulador acabe manchando los muros de su dormitorio. Para evitarlo, yo optaría por pintar la habitación del bebé con un producto lavable que te permita eliminar las manchas con un trapito empapado en agua. Además, también será importante que las pinturas que utilices no contengan elementos tóxicos que puedan perjudicar la salud de tu pequeñín. ¿Una buena solución? ¡Hacer uso de las pinturas ecológicas!

Una gran alfombra

Si colocas una alfombra cómoda, mullida y compuesta por divertidos colores en la habitación del bebé, tu retoño tendrá la oportunidad de jugar sentado en el suelo de una forma confortable y muy agradable que, además, evitará que los tropiezos dañen su delicado cuerpecito al caer sobre una superficie blanda.

Ambientes sencillos

Es importante que no llenes la habitación del bebé de muebles que entorpezcan sus paseos cuando empiece a gatear o a caminar y que tengas muy en cuenta cubrir las esquinas de las mesas con accesorios mullidos que impidan que el pequeño se hiera si cae sobre ellas.