Salud

Cómo perjudica el tabaco al feto

no smoking sign

Que los médicos no dejen de decirnos que el tabaco es perjudicial para nuestra salud no es un capricho, sino una realidad que todos deberíamos tener muy en cuenta, sobre todo durante el embarazo.

De hecho, no hay nada que me parezca más triste e irrespetuoso que ver a una mujer embarazada fumando sin sentir ninguna preocupación por cómo va a afectar el tabaco a ese niño que está en camino.

Y es que las sustancias tóxicas presentes en los cigarrillos son fatales para nuestra salud y aún peores para la de nuestros pequeños.

Un aborto espontáneo

Son muchos los estudios que demuestran que la gran mayoría de abortos espontáneos que se producen en el mundo tienen lugar entre mujeres que no son capaces de dejar el tabaco ni tan siquiera cuando se encuentran en estado de buena esperanza.

Menor peso

La gran mayoría de los bebés que han respirado las sustancias perjudiciales de los cigarrillos pesan entre 150 y 250 gramos menos al nacer que el resto de niños que no han sufrido los efectos del tabaco en sus carnes.

Niños prematuros

A pesar de que son muchos los factores que influyen en el nacimiento prematuro de los bebés, el tabaco es uno de los elementos que provoca que los niños lleguen al mundo antes de pasar nueve meses en el interior del vientre materno, lo que impide que muchos de ellos puedan sobrevivir al ser demasiado pequeños para descubrir el mundo.

El tabaco y la lactancia

Aunque fumar durante el embarazo es terriblemente perjudicial para la salud del feto, hacerlo justo después de que el bebé haya llegado al mundo tampoco resulta nada beneficioso. Y es que el tabaco causa que la madre produzca menos leche y que, además, esta pierda parte de sus nutrientes y posea un sabor muy poco agradable para los peques. Asimismo, la mala calidad de la leche de las madres fumadoras también hace que los bebés padezcan insomnio y diversos desequilibrios alimentarios.