Salud

Cómo lavar la ropa de los bebés

Clothes with detergent and washing powder in orange plastic basket isolated on white

Todos sabemos que la piel de los bebés es muy delicada, por ello a la hora de lavar su ropita debemos seguir unos consejos.

Antes que nada, y siempre que se trate de una prenda nueva, debemos lavarla para eliminar posibles restos de tintes y residuos. Es mejor elegir tejidos naturales como el algodón porque son más fáciles de lavar y además son los más recomendables para su delicada piel.

En el mercado existen detergentes hipoalergénicos y suaves que protegen la piel del bebé. Además podemos adquirir jabones específicos para la ropa del recién nacido. Es preferible elegir detergentes líquidos para que no dejen restos en la ropa que luego estará en contacto con la piel del bebé.

En todo caso, para evitar reacciones en la piel, es mejor no utilizar ni suavizante ni quitamanchas o blanqueadores, ya que sobre todo estos últimos pueden ser un poco fuertes para el bebé.

A la hora de poner la lavadora conviene lavar la ropa, las sábanas y las toallas del bebé por separado y poner un programa para ropa delicada o lana.

En cuanto a la temperatura mejor elegir el agua tibia y aclarar perfectamente, incluso cuando lavamos a mano para eliminar todos los restos de detergente.

A partir del año ya podemos poner la lavadora con la ropa del niño y de los adultos junta, aunque muchas personas prefieren seguir lavándola por separado.

En el caso de la ropa de bebé muy sucia es recomendable dejarla antes en remojo con un poco de detergente líquido sobre la mancha. Después podemos meter la ropa del bebé en la lavadora siguiendo siempre las instrucciones de la etiqueta que indica la temperatura adecuada.

Si planchamos la ropa del bebé, algo que no es necesario, debemos hacerlo con temperaturas medias, nunca muy altas.