Juegos

Cómo hacer unos bolos con cosas de casa

ot

Los bolos son una buena opción para que los peques se diviertan en verano jugando al aire libre. En las tiendas encontraremos muchísimos modelos, pero también podemos hacerlos en familia, así ahorraremos un poco de dinero y lo pasaremos fenomenal.

Una de las formas más fáciles de hacer unos bolos es utilizando seis botellas de agua de plástico, mejor pequeñas, que podemos rellenar con un poco de arena de la playa, intentado poner la misma cantidad para que todas sean iguales. También podemos utilizar botellitas de yogures líquidos, aunque para cerrarlas podemos poner un plástico en el cuello de la botella y cerrarlo con cinta aislante.

Si queremos que queden más bonitas podemos hacer estrellitas, círculos de colores o dibujar una cara. Si las botellas son transparentes, como las de agua, podemos rellenarlas con sal que previamente pintaremos con tizas de colores. También las botellas transparentes se pueden rellenar de agua a la que podemos echar colorante alimenticio para que sean más coloridas, aunque en este caso debemos cerrarlas muy bien para que no se salga el agua.

Otra forma de rellenar las botellas para que sirvan de bolos es utilizar pequeñas piedras o incluso garbanzos o lentejas.

Y una vez que tengamos hechos los bolos, tan sólo debemos buscar o comprar una o dos pelotas no muy grandes para intentar derribarlos. Si tenemos una pelota de tenis podemos utilizarla para este juego, ya que tiene el tamaño y el peso adecuado.

Los bolos son muy entretenidos porque el niño puede jugar solo o en equipo con otros peques, incluso con los padres. Si tenemos zonas exteriores en casa, como un jardín, un porche o una terraza no tendremos miedo de que rompan algo. También los podemos llevar a la playa para que se entretengan y salgan un poco del agua.