Educación

Cómo hacer que la vuelta al cole sea más fácil

Smart schoolgirl

La semana que viene la mayoría de los niños volverán al colegio después de más de dos meses de vacaciones. Veamos qué podemos hacer para que ese momento no suponga un drama.

Unos días antes de que empiecen las clases debemos ir adaptando a los niños poco a poco al horario del colegio, por lo que tendremos que despertarles y acostarles antes.

También podemos pedirles que practiquen un ratito cada día algún tipo de actividad, como leer o hacer sopas de letras, sobre todo si no han tenido deberes de verano.

Por otro lado podemos llevarles a comprar el material escolar, como la mochila o el estuche, así como el chándal y las zapatillas de deporte, y es que de este modo estarán más ilusionados con la vuelta al cole.

Nuestra actitud es fundamental, ya que no debemos hacer un drama por el hecho de que se acaben las vacaciones. Si los peques nos ven con una actitud positiva y entusiasta ante la vuelta al cole y a la rutina, ellos probablemente también la tendrán.

Una buena idea es que el fin de semana de antes hagamos alguna actividad o una merienda con sus amigos del colegio, así será más fácil que tengan ganas de pasar más tiempo con ellos.

Una vez que empiecen las clases debemos seguir haciendo actividades al aire libre, sobre todo mientras dure el buen tiempo. Por eso podemos llevarles al parque, a montar en bici o a merendar un helado después de clase, así no notarán tanto el cambio.

Y muy importante, si el niño se muestra irritable o nervioso ante la vuelta al cole debemos hablarle con calma para que se tranquilice, nada de reírse de él ni de ignorarle, ya que si ve que sus padres le apoyan y le escuchan se sentirá más seguro. Además es aconsejable que siempre acompañemos al niño el primer día de clase.