Salud

Cómo evitar los resfriados de verano

Little girl is blowing her nose

Aunque asociamos los resfriados al invierno, también en verano aparecen muchos casos. Si queremos proteger a los peques de estos resfriados podemos seguir unos consejos.

A la hora de prevenir los resfriados es muy importante que el niño se lave muy bien las manos varias veces al día, sobre todo antes de comer o cuando vuelva de jugar, ya que los virus también pueden estar en superficies como los columpios o los juguetes. Si no vamos a estar en casa podemos comprar desinfectantes que se llevan en el bolso y se aplican en las manos del niño.

Es fundamental evitar los cambios bruscos de temperatura, por ello en casa el aire acondicionado no debe estar muy bajo, sino que debe oscilar entre 22 y 24ºC. Si vamos a un centro comercial o a un restaurante conviene llevar alguna chaqueta por si el aire acondicionado estuviera muy alto.

Los niños también deben evitar estar expuestos al humo del tabaco, por eso si alguien fuma en casa debe hacerlo en las zonas exteriores.

En cuanto a la dieta, se recomienda reforzar el sistema inmunitario del niño con yogures y frutas con vitamina C.

Si pasamos el día en la playa o la piscina debemos cambiarles la ropa mojada si se sientan a comer o ya no se van a bañar más. A las niñas debemos secarle el pelo con secador, sobre todo si se van a dormir o ya es de noche.

Muchos niños si se resfrían pierden el apetito y no debemos obligarles a que coman, aunque sí deben tomar más líquidos, como agua, caldos o zumos naturales.

Si es un resfriado normal no se recomiendan los medicamentos en los niños menores de seis años por los posibles efectos secundarios. Por eso se debe consultar siempre con el pediatra antes de dar cualquier medicamento.