Educación

Cómo estimular a los pequeños

como-estimular-a-los-pequenos.thumbnail

 La estimulación de los pequeños en los primeros meses de vida es una labor que colabora con el desarrollo pleno del niño, pero sin dudas también son unos instantes sumamente agradables para los adultos que la realizan.

La estimulación temprana consiste en el conjunto de acciones que en oportunidad y sobre todo calidad tienden a brindarle al pequeño las experiencias necesarias en los primeros meses de vida para poder desarrollar luego sus capacidades potenciales. Cuando estimulamos a los pequeños, éstos responden y accionan no para obtener éxitos o adaptación a la manipulación de objetos, sino con la finalidad de descubrir sus propias capacidades.

Entre el tercer y cuarto mes de vida, los pequeños sonríen ante las sonrisas de los adultos. Recostado boca arriba es capaz de llevar la cabeza y manitos a la línea media de su cuerpo. En posición sentado, con ayuda podrá sostener su cabecita en forma erecta. Incluso también podrá con la colaboración de un adulto girar su cabeza de lado a lado siguiendo con los ojos cualquier juguete en movimiento. Acostado con la boca hacia abajo podrá elevar y hasta sostener su cabecita apoyándose en sus antebrazos. Sus dedos estirados e intentando hacer movimientos de aprehensión al momento que le ofrecen algún juguete.

¿Cómo podemos estimularlo en estos meses? Hay que continuar con el amamantamiento en las condiciones adecuadas, mamá tiene que estar cómoda, concentrada y relajada en todo el desarrollo de esta labor. El pequeño debe ser sostenido de forma que sus miradas se enfrenten, en un sitio tranquilo y sin ninguna clase de interrupciones. Son importantes también los juegos de contacto y acercamiento de los cuerpos. Sonreír ampliamente frente a los ojos del pequeño. Si el pequeño nos sonríe debemos retribuirle ese gesto. Se le debe permitir llevarse a la boca diversos objetos para chupar siempre que no resulten peligrosos o que se puedan tragar.