Embarazo

Cómo elegir las cortinas para una habitación infantil

child room

Decorar una habitación infantil es una tarea muy bonita en la que ponemos nuestra máxima ilusión. Uno de los elementos más importantes de la habitación de los niños son las cortinas, ya que además de proteger de la luz aportan calidez a este espacio.

A la hora elegir los visillos y las cortinas debemos tener en cuenta que tienen que hacer juego con el resto de los elementos de la habitación del peque, como los muebles, la ropa de cama, los cojines y los colores de la pared. El hecho de que todo esté perfectamente coordinado hará de la habitación un lugar más agradable y cálido. En el mercado disponemos de una amplia variedad de telas, como bordados, a rayas, con flores o con diferentes motivos y dibujos infantiles.

Otro aspecto fundamental en la elección de las cortinas es la luz en la habitación, ya que si no entra mucho sol es mejor que elijamos tonos claros para que dejen pasar un poco de luz. Por el contrario, si en la habitación hay mucha luz natural podemos decantarnos por tonos más oscuros, como el azul o el violeta, ya que además tienen un efecto calmante.

De todas formas es importante que la habitación del niño tenga bastante luz, por lo que es una buena idea elegir telas un poco transparentes, aunque también podemos poner una segunda cortina más oscura que echaremos cuando el peque haga la siesta o necesite descansar durante el día.

En cuanto a los colores de los textiles, podemos decidirnos por los neutros, que nunca pasan de moda y nos sirven tanto para niño como para niña. También podemos decidirnos por los clásicos azules o rosas, una opción más conservadora pero que siempre queda bien.

En todo caso si la habitación del niño es muy pequeña es mejor no poner demasiados muebles y elegir preferiblemente cortina y visillo de color blanco porque consiguen que el espacio parezca más grande.

Sea cual sea el modelo que elijamos es aconsejable que las cortinas no lleguen hasta el suelo, ya que así evitaremos que se tropiecen con ellas o que tiren de las mismas. Tampoco debemos poner sistemas para moverlas que sean largos porque los peques podrían engancharse y hacerse daño. Asimismo debemos escoger telas que se laven bien en la lavadora y que no acumulen mucho polvo.