Seguridad

Cómo elegir la trona

vector icon baby chair

A partir de los seis meses el bebé ya puede mantenerse solo y por tanto sentarse en la trona, un accesorio muy útil donde estará seguro y cómodo para que podamos darle la comida con total tranquilad y facilidad, ya que suele tener una útil bandeja para poner el plato.

Aspectos a tener en cuenta

Existen muchos modelos de tronas, pero lo más importante es que sean seguras, por lo que siempre las adquiriremos en lugares de confianza, comprobaremos que tienen el marcado CEE y leeremos detenidamente las instrucciones.

Entre los tipos de tronas más demandadas se encuentran las plegables, las fijas, evolutivas y las que se anclan a una mesa o a una silla. También las hay reclinables para que pueda descansar un rato o con ruedas, aunque deben llevar un sistema de frenado. Las tronas transformables pueden convertirse en el futuro en un silloncito o una silla y una mesa.

Las tronas suelen estar fabricadas en plástico o metal, aunque las de madera también están muy de moda.

Seguridad

En el caso de las tronas clásicas de toda la vida, que son altas, deben ser estables y fuertes para que no vuelquen si el niño se inclina o se levanta. Debemos ponerla en una superficie plana para una total seguridad.

Tenemos que respetar siempre la edad o los kilos que marca el fabricante para que no haya problemas.

Aunque no nos apetezca y tengamos prisa, es imprescindible que siempre atemos al niño con el cinturón para evitar caídas. Además la trona debe llevar una tira en la zona de la entrepierna para que el niño no se pueda resbalar o escapar por debajo.

En el caso de las tronas plegables es importante que el mecanismo que las abre y las cierra sea seguro.

Las bandejas deben ser preferiblemente móviles para poder colocar más fácilmente al niño. Cuando el niño sea más mayor podemos quitar la bandeja y acercar la trona a la mesa de los mayores para que coma con nosotros.