Moda y Complementos

Cómo elegir bien los zapatos

Depositphotos_31632605_xs

La elección de los zapatos infantiles no es una tarea fácil. Los niños tienen que llevar zapatos que permitan el movimiento adecuado de las articulaciones de los pies. Es fundamental que el calzado respete la fisiología, la biomecánica y las necesidades del cuerpo.

Factores a tener en cuenta

Los zapatos no deben impedir el movimiento natural del tobillo. A menudo pensamos que si lo sujeta el niño tendrá más estabilidad y podrá andar antes, pero no tenemos que forzarle a andar antes de tiempo. Además, si utilizamos zapatos que impiden el movimiento, el niño no desarrollará lo suficiente los músculos y ligamentos. Por tanto lo mejor es que el zapato llegue hasta debajo de los huesos del tobillo y que si es una bota sea lo más flexible posible para que el tobillo se pueda mover totalmente.

En cuanto a la suela no debe ser rígida, ya que si no evitará el movimiento de la parte anterior del pie y caminará de forma poco natural. Si además la suela es gruesa el niño no notará ciertos estímulos y sensaciones que debe percibir del suelo y que le permitirán desarrollar adecuadamente sus reflejos, equilibrio y destreza. Lo mejor es que la suela sea flexible para que la zona anterior del pie se mueva con libertad.

Más consejos para elegir zapatos

La plantilla de los zapatos debe ser plana y firme. Por otra parte no debemos comprar nunca zapatos estrechos o con tacón, ya que las niñas que los llevan pueden sufrir deformaciones y otros problemas.

El zapato debe permitir el movimiento de los dedos, sin llegar a tocar por delante el final del calzado, por lo que deben tener un tamaño y un ancho correctos. El zapato debe estar sujeto al empeine, por ello debemos descartar los zuecos y las chanclas.

Por último es importante elegir zapatos fabricados en materiales naturales para que los pies transpiren, como la piel, el cuero, el algodón o la lona…