Juegos

Cómo elegir bien los regalos

Kids Opening Gifts

En estas fechas a todos los niños les encanta escribir la carta a Papa Noel o a los Reyes Magos, pero debemos procurar que los juguetes sean los adecuados para su edad y que potencien sus habilidades.

Buena elección de regalos

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es la edad del niño. En la mayoría de los juguetes aparece la edad recomendada en la caja, ya que si no es la correcta pueden sentirse defraudados o aburrirse.

Los más pequeños  están empezando a descubrir los colores, los movimientos y las formas. Por tanto, en el caso de los bebés menores de un año debemos optar por juguetes sencillos, como muñecos de goma y tela, móviles de cuna o juguetes con música y colores.

A partir del año y hasta que cumplan tres podemos regalarles bicis, puzles sencillos, coches, muñecas o juguetes articulados.

Entre los tres y cuatro años y hasta los seis es importante que jueguen con otros niños para mejorar sus habilidades sociales. En este caso optaremos por construcciones, cocinitas, marionetas, dominós, pizarras, juegos de profesiones y cualquier otro que puedan compartir.

Cuando ya tienen más de seis años es bueno que a los niños les ofrezcamos juguetes que además les ayuden a estar concentrados, como cuentos, maquetas, manualidades y juegos de mesa, ya que así además seguirán aprendiendo a jugar en grupo.

Juguetes divertidos… y seguros

Pero no sólo el juguete debe ser entretenido, ante todo tiene que ser seguro para evitar accidentes. Por ello siempre los compraremos en centros y tiendas especializadas. Es imprescindible que los juguetes siempre lleven el marcado CE para una total garantía.

Por otra parte tenemos que leer las instrucciones y ver el etiquetado para comprobar que se ajusta a la edad del niño, ya que a veces puede contener piezas peligrosas para los niños pequeños, que se las pueden meter en la boca, con el riesgo que ello conlleva.

Es importante que acostumbremos a los niños a recoger los juguetes puesto que podemos sufrir accidentes si por ejemplo pisamos un cochecito o resbalamos con una pieza.

Y siempre que se necesiten protecciones, como es el caso de bicis y patines, debemos habituarles a que las utilicen.