Salud

Cómo curar una herida paso a paso

Cuando nuestros peques se lastiman solemos entrar en pánico, esa es apenas la primera de una serie de cosas que hacemos mal en situaciones como estas. La sabiduría popular transmitida de padres a hijos contiene cientos de errores sobre cómo reaccionar ante una herida en un niño, cómo curarla o qué hacer si esta es demasiado profunda. Los errores más clásicos son soplar, poner directamente el antiséptico sin higienizar, no usar guantes, tratar de retirar un cuerpo extraño que pueda estar en la herida, no ir al médico a tiempo si vemos que se necesita sutura o taparla con un apósito.

Veamos pues cuales son las cosas que sí debemos hacer, paso a paso, cuando nuestros peques se lastiman:

1- Higiene: lávate las manos y ponte guantes desechables y evita el contacto con la sangre. Limpia la herida dejando que el agua corriente y fresca corra sobre la herida, esto arrastrará cuerpos extraños hasta eliminar toda suciedad. Lávate las manos al terminar.

2- Prevención:
seca la piel alrededor sin tocar la herida, si hay un cuerpo extraño clavado en la herida no intentes sacarlo, antes sujétalo para que no se mueva y recurre urgente al médico.

3- Detención de la hemorragia: cubre la herida con un apósito estéril, presiona directamente sobre la herida para detener la hemorragia. Una vez que se detuvo no quites la primera gasa mojada con sangre ya que seguramente estará pegada.

4- Aplicación del antiséptico:
escoge los incoloros para poder controlar el estado de la herida y su evolución en tanto que cicatriza. Nunca toques con el gotero la herida.

5- Cubrir la herida: coloca un apósito sobre la herida hasta que se forme la costra que protegerá la piel en tanto se reparan los tejidos.

Finalmente recuerda siempre recurrir al médico para que te de su opinión sobre esa herida y para que controle el estado de la vacuna contra el tétanos de tu peque.