Educación

Cómo conseguir que nos ayuden en casa

Spring Cleaning

Los niños a partir de los tres años pueden empezar a ayudar en las tareas del hogar para que se sientan útiles y aprendan a colaborar.

Un niño al que sus padres le hacen todo probablemente en el futuro será más dependiente e inseguro, por eso es fundamental que empiecen a colaborar desde pequeños. Debemos enseñarles como si fuera un juego, siempre de forma positiva y sin imponer o considerarlo como algo malo. Si no empezamos pronto a enseñarles a colaborar en el hogar cuando sean adolescentes no querrán hacer nada.

Lo importante es que sientan que participan en casa, por eso siempre hemos de felicitarles y animarles para que hagan un poquito más, pero sin pasarnos.

Una de las primeras tareas que le podemos enseñar es recoger sus juguetes, por ello lo mejor es comprar un cesto o un contenedor y ayudarle al principio hasta que pueda hacerlo solo.

Los niños ya con cuatro o cinco años pueden empezar a hacer la cama, aunque al principio no quede muy bien seguro que con el tiempo les saldrá mejor.

La lavadora es uno de los electrodomésticos que más llama su atención. Podemos ir dándole la ropa para que la introduzca, seguro que le gustará. También podemos pedirle que nos dé pinzas de un color determinado cuando estemos tendiendo la ropa. Los niños un poquito más mayores incluso pueden ayudar a doblar la ropa.

Poner la mesa también puede ser una forma divertida de colaborar, pero sólo debemos darles aquello que no suponga un peligro, como las servilletas, los vasos y platos de plástico o el pan.

En cuanto al armario tenemos que explicarle dónde se pone cada prenda para que vaya aprendiendo y sepa ser ordenado.

Si todos colaboramos en las tareas de casa las relaciones entre padres e hijos sin duda mejorarán. Esto debe ser igual para los niños que para las niñas, ambos tienen las mismas capacidades y sería un gran error dividir las tareas por sexo y empezar a hacer diferencias en nuestra propia casa.