Salud

Cómo conseguir que los niños dejen de morderse las uñas

Biting Nails

Morderse las uñas no es algo extraño, sino una práctica que, por desgracia, se ve con frecuencia tanto entre los niños como en el universo adulto.

Una acción que además de ser antiestética no resulta nada beneficiosa para la salud debido a que en las uñas se acumulan multitud de gérmenes y bacterias, por lo que eliminarla de la vida de los peques es fundamental para que crezcan sanos y eviten que esta manía siga en sus vidas al ser mayores.

¿Quieres conseguir que tu hijo deje de morderse las uñas y romper con este mal hábito? Si has contestado con un gran “sí” a esta pregunta, te recomiendo que sigas leyendo este post y descubras algunos consejos que te ayudarán a cumplir tu objetivo.

Determina las causas

Las causas por las cuales los niños empiezan a morderse las uñas pueden ser muy diversas y estar relacionadas con el aburrimiento, con los nervios o, simplemente, con la adquisición de una costumbre. No obstante, averiguar los motivos que han llevado a tu peque a sumarse al grupo de personas que desarrollan este insano hábito puede ayudarte a ponerle remedio. ¡Habla con él y descúbrelos!

El poder de los juguetes

Para ayudar a tu peque a que deje de morderse las uñas, invítale a que, cuando sienta ganas de hacerlo, sustituya esta acción por el juego. Para ello, coloca su muñeco favorito a su lado y pídele que lo utilice en cuanto las ganas de meterse las manos en la boca aparezcan en su vida.

Un bonito esmalte

Si tienes una hija y quieres conseguir que deje de morderse las uñas, puedes pintárselas con una laca de un hermoso color debido a que, al verlas tan bonitas, será ella misma quien haga todo lo posible por no hincar los dientes sobre ellas. Para que este truco sea aún más efectivo, te recomiendo que acudáis juntas a comprar el esmalte para que tu pequeñina pueda elegir el tono que más le guste.

Unas uñas perfectas

Debido a que morderse las uñas suele ser un acto instintivo, erradicarlo puede llegar a ser muy difícil no solo para los niños, sino también para los adultos, además de un proceso largo y complicado. Es por ello que, mientras haces todo lo posible para conseguir que tu peque deje a un lado esta común manía, una buena idea será cortarle las uñas para que no pueda mordérselas y acabe desistiendo, así como mantenerlas limpias y aseadas todos los días para evitar que los gérmenes penetren en su organismo.