Seguridad

Cómo bañar al bebé

Depositphotos_7472119_original

Es necesario que bañemos al bebé para una adecuada higiene. Además durante el baño compartiremos un momento muy especial y se relajará y divertirá.

Podemos bañar al bebé todos los días pero siempre utilizando un gel específico para su delicada piel. Debemos evitar mojar la zona del cordón umbilical en los bebés que aún lo tienen. La mejor hora para el baño del bebé es por la tarde para que se calme y duerma bien.

Antes de meter al bebé en la bañerita debemos tener todo preparado y a mano, como el gel y la toalla, ya que de este modo no lo dejaremos solo si se nos olvida algo. Una de las cosas más importantes es que la temperatura ambiente sea al menos de 22º.

En cuanto al agua, la temperatura debe estar alrededor de los 37º, no muy caliente porque puede producir sequedad en la piel. La bañerita debe ser estable y adecuada a su edad.

A la hora del baño en sí, debemos meter poco a poco al bebé en el agua, sujetando firmemente su cuello y su cabeza con una de nuestras manos, mientras que con la otra pasaremos la esponja, mejor si es natural, con un poco de jabón. Lo mejor es lavarle de arriba hacia abajo primero delante y después la zona de atrás. Debemos pasar la esponja por todo el cuerpo, sin frotar en exceso.

Para el pelo, si tuviese, sólo debemos utilizar champús específicos para bebés. La zona de la cara y las orejas las podemos limpiar con unas gasas humedecidas en agua.

Finalmente lo sacamos de la bañera y lo envolvemos en una toalla con capucha, secándolo suavemente. Es fundamental secar bien los pliegues de la piel del bebé, sobre todo los del cuello, detrás de las orejas y la zona del pañal. Si le aplicamos una crema corporal podemos aprovechar para realizarle un masaje que seguro que le encantará.