Educación

Cómo actuar frente a un berrinche

Depositphotos_3009624_l

El berrinche se produce cuando el niño pide o quiere algo y los padres no lo se lo dan, lo que da lugar a una rabieta que puede ser muy intensa y durar bastante tiempo.

Si el enfado tiene lugar en nuestra casa lo mejor es llevar al niño a un sitio donde estemos los dos solos, como su cuarto o la cocina. Aunque no debemos dejarle solo, sí que tenemos que evitar hablar con él mientras siga llorando o chillando, por eso es fundamental que mantengamos la calma y pensemos en algo positivo mientras se tranquiliza. Le podemos decir que cuando se calme le haremos caso.

Una vez que el niño se haya calmado tenemos que decirle de forma firme que no vuelva a portarse como lo ha hecho, recordándole las consecuencias negativas de su comportamiento. Justo después debemos proponerle algo que le guste especialmente, como jugar a la pelota, y decirle que lo hace muy bien, olvidándonos del berrinche.

Cuando vayamos a hacer algo que sepamos que no le gusta, como ducharle o irnos del parque, debemos avisarle con un poco de antelación, de esta forma el niño se irá acostumbrando a cambiar de actividad.

Un buen truco es que antes de que aparezca el berrinche le demos o hagamos algo que le guste para cambiar el foco de atención y distraerle. Podemos darle un juguete o iniciar una conversación de un tema que le guste especialmente.

Si vamos a casa de algún familiar o amigo debemos explicarle que se tiene que portar bien y que todos estaremos muy felices si lo hace. En el caso de ir a un centro comercial o a un supermercado también conviene explicarle que no le vamos a comprar nada pero que esperamos que nos ayude con las compras, así participará y se sentirá útil. Si tuviera un berrinche en un lugar público conviene salir fuera a que se le pase para que no moleste a los demás.