Educación

Cómo actuar ante la confesión de un hijo homosexual

5889744

Muchos padres, ante la sospecha, o el hecho, de tener un hijo o una hija homosexual, se hacen múltiples preguntas en cuanto a la actitud a seguir frente a situaciones para las que no han sido debidamente preparados.

“¿Por qué tenía que decírmelo? ¿Por qué no lo ocultó, si yo no se lo pregunté?” Muchos padres piensan que serían mucho más felices si no lo supieran, ignorando lo que ocurre, o pensando que “se le puede pasar”.

Es importante aceptar y comprender la sexualidad de su hijo o hija, porque ni la homosexualidad ni la heterosexualidad son fases temporales. Aunque hay personas que pasan por un período de experimentación, cuando alguien se decide a decir que es homosexual, no está pasando por una fase de prueba, ya lleva tiempo pensando y tratando de definir y aceptar su orientación sexual.

Cuando un hijo o hija revela voluntariamente su orientación sexual homosexual a sus padres, es que tiene mucha confianza en ellos. No deben defraudarse, ha sido muy valiente al comunicar algo que nuestra cultura machista a veces no lo entiende bien, ha demostrado que les tiene mucho cariño y les está pidiendo su apoyo.

Otra de las preguntas que los padres suelen hacerse ante la confesión de un hijo homosexual; y las reacciones que deberíamos tener ante estas situaciones que la mayoría de las veces suelen ser conmocionantes para la familia toda, aunque no debería ser así.

“Tengo otros dos varones heterosexuales. ¿Por qué este es homosexual?”

Con frecuencia se piensa que una persona es homosexual porque hay una causa biológica, porque alguien lo convirtió en homosexual, porque está enfermo o por la crianza. Se han hecho varios estudios para tratar de encontrar las causas de la homosexualidad, algunos de ellos vinculados con la genética, pero, hasta el momento, no hay ninguna investigación que determine que existe claramente una causa. Las personas homosexuales provienen de todo tipo de familias, hijos únicos o no, con padres autoritarios o no, hijos menores, del medio, mayores; algunos tienen otros familiares homosexuales y otros son los únicos en la familia.

La homosexualidad es considerada -a la luz de los conocimientos actuales- como una orientación sexual. ¿Por qué tanta importancia por conocer la causa de la homosexualidad? ¿Cuántas veces se piensa en la causa de la heterosexualidad de los otros hijos? El amor que se siente por un hijo ¿depende de saber la causa de esta orientación sexual?, mejor concentre su atención en qué es lo que necesita su hijo ahora.

Sus primeras manifestaciones y nuestra reacción como padres cuando esta no entra dentro de los parámetros culturales que la sociedad ha marcado erróneamente como “normales”. Veamos otra de las tantas preguntas que suelen hacerse los padres de un adolescente que les confiesa su homosexualidad.

¿Debería ir a ver un psiquiatra o psicólogo?

Acudir a un psiquiatra o al psicólogo, por esta causa, es inútil. La homosexualidad no es una enfermedad que puede ser curada, es una forma de ser natural. Lo que sí puede ser beneficioso es el intercambio con expertos en temas familiares y orientación sexual, tal vez convenga hablar con alguien sobre sus sentimientos y conflictos internos. Puede que necesiten ayuda para mejorar la comunicación.

En cuanto a la preocupación de cómo será la reacción de los demás cuando se enteren o el temor al rechazo, es posible que esto ocurra, pero las actitudes hacia la homosexualidad van cambiando, las personas comienzan a valorar a los demás por sus cualidades, actitudes y comportamientos. Es cierto que cambiar cultura es un proceso lento, pero es por eso que este hijo o hija necesita de un ambiente en el hogar que respete la diversidad. Esto lo hará tener mayores fuerzas para enfrentar adversidades en otros medios.

La pregunta más frecuente y la que más miedo traslada en los padres y allegados del joven que toma la decisión de confesar su elección sexual a sus familiares.

Esta pregunta es nada menos que la relacionada con otro tema que ha sido muy manipulado, del que ha habido una información incorrecta e incluso una falta de la misma, en todo sentido. Hablamos de ¿qué ocurre con la homosexualidad y el SIDA?

Dado que los jóvenes constituyen el grupo más afectado, se requiere igual preocupación por el VIH en los hijos heterosexuales que en homosexuales, ningún padre debe darse el lujo de pensar que su hijo no está en peligro y suponer que esté libre de riesgos. Siempre se les debe proporcionar información y asesoramiento, y al igual que a los hijos heterosexuales, hablarles de lo conveniente de parejas estables y sexo seguro y protegido.

Dicho esto y enfocados en la importancia de la confianza para hablar estos temas entre padres e hijos, dejamos abiertos los comentarios para todo tipo de sugerencias, preguntas o experiencias que deseen compartir con nosotros.