Educación

Comerse las uñas, ¿ansiedad o inseguridad?

I love Pedicure

Entre los malos hábitos que muchas veces adquieren nuestros peques, sin que sepamos bien a bien cómo ni por qué, uno de los más comunes es el de comerse las uñas.

uaasInicialmente no es una cuestión para alarmarse ni reprender al niño, pero sí es algo que debemos tener en cuenta para ayudarlo a dejar ese hábito agresivo para su cuerpo; y, como siempre decimos, la mejor forma de ayudarlos es conocer los motivos por los cuales estas costumbres aparecen.

Para ello te dejamos una serie de consejos que pueden ser muy útiles:

- Nunca los regañes ni los ridiculices por esto, ya que una de las causas de este mal hábito puede ser la ansiedad, y si actuamos de manera reprensiva esta puede aumentar y ser absolutamente contraproducente.

- Otro factor que provoca este hábito es la timidez e inseguridad, por eso incentiva en tu peque una autoestima saludable, aliéntalo en todo lo que hace.

- Investiga el momento en que comenzó con esta costumbre, tal vez descubras el motivo al reconocer el momento exacto en que todo comenzó; ya sea un cambio de cuarto, de alimentación o la llegada de un hermanito. Cualquier motivo que haya aumentado su ansiedad puede haber desencadenado en este hábito, conocerlo te ayudará a revertir la situación.

Y, por supuesto, una vez que descubres cuándo y por qué tu peque hace esto lo que debes hacer es hablar con él y llevarle tranquilidad sobre el tema que sea que lo haya empujado a estar tan ansioso como para morder sus uñas.

Creeme, es mucho más simple de lo que imaginas, y lo más seguro es que veas desaparecer este mal hábito de la misma forma en que lo viste aparecer: repentinamente.