Alimentación

Cocinar en familia, una actividad perfecta para las vacaciones

Two little girl cook

Las vacaciones de verano son perfectas para que los niños empiecen a conocer más cosas sobre los alimentos, y es que el hecho de preparar juntos algunas recetas sencillas y saludables puede ser además una experiencia de lo más entretenida.

Lo primero que podemos hacer juntos es la lista de la compra, y una vez en la tienda o en el supermercado les explicaremos porque es importante comer ciertos alimentos, como las frutas y las verduras, algo fundamental para que aprendan a comer bien y a evitar el sobrepeso y la diabetes.

Ya en casa les pediremos que nos ayuden a cocinar algunos platos sencillos, la mejor forma para que después tengan interés en probarlos, y es que los niños que ayudan en la cocina suelen comer mejor. De todas formas debemos darles las tareas más fáciles y que no supongan un peligro, nada de cortar con un chuchillo muy afilado ni de utilizar el fuego.

Una buena opción para que se acostumbren a comer verduras es preparar juntos una ensalada. Podemos pedirles que laven el tomate y que partan la lechuga con las manos. Además pueden poner unas gambas ya peladas y atún, añadiendo después un poco de sal y aceite de oliva. También podemos pedirles que nos ayuden a dar forma a unas hamburguesas caseras de pollo o a unas croquetas.

La pasta siempre es un acierto, pero tenemos que acostumbrarles a mezclarla con ingredientes saludables y no sólo con salsas o queso. Por eso podemos hacer una pizza casera a la que además de tomate le pongamos otras verduras como rúcula, champiñones o calabacín y un poco de jamón de york.

Como postre podemos pelar diferentes tipos de fruta y cortarla en trocitos, dejando que sea el niño quien la coloque en unos cuencos. Luego le puede añadir un poco de helado de yogur y unos trocitos de chocolate.

Por último es importante que ayuden a poner y a quitar la mesa, les ayudará a ser más responsables y a participar en las tareas de casa.