Embarazo

Descubre las causas de la infertilidad y sus posibles soluciones

Spermatozoons, floating to ovule

Hoy en día, existen alrededor de 800.000 parejas españolas que padecen problemas de infertilidad, los cuales pueden radicar tanto en la mujer como en el hombre o, incluso, en ambos.

No obstante, en la actualidad la infertilidad ha dejado de ser un problema debido a los grandes avances tecnológicos y a las diferentes vías que existen para concebir un hijo.

Pero, antes de conocerlas, me gustaría explicarte cuáles son las principales causas de la infertilidad para que puedas conocer un poquito mejor esta cuestión.

En primer lugar, encontramos la edad. Y es que, aunque las chicas de 35 años continúan siendo jóvenes, quedarse embarazada a partir de este momento resulta algo más complicado que años atrás debido a la disminución del potencial reproductivo de las mujeres.

En segundo lugar, hallamos las lesiones que puedan haberse producido en las Trompas de Falopio, las cuales pueden aparecer por motivos muy diversos.

Otra de las causas de la infertilidad es la endometriosis, una dolencia que tiene lugar cuando las células que recubren el útero crecen en otras zonas del cuerpo.

En cuanto a la infertilidad de los varones, algunas de sus posibles causas son la baja calidad de producción de semen, las alteraciones en el área genital que impiden que los espermatozoides lleguen hasta el fondo de la vagina o la obesidad mórbida, entre otras.

No obstante, identificar las causas de la infertilidad no siempre es posible aunque, por suerte, hoy en día existen multitud de opciones que permiten que una pareja en la que uno de los miembros es infértil pueda tener hijos sin problema.

Fecundación in vitro

La fecundación in vitro define al proceso consistente en unir, en el interior de un laboratorio, el óvulo de la mujer con el espermatozoide del varón para, después, introducir el embrión en el interior del útero y conseguir, así, que la pareja pueda tener un bebé.

Inseminación artificial

Si los espermatozoides de tu chico no cuentan con la fuerza suficiente para llegar hasta el final de la vagina y fecundar el óvulo pero ambos deseáis tener a un peque entre vuestros brazos, siempre puedes recurrir a la inseminación artificial. Para llevarla a cabo, los médicos introducen los espermatozoides del hombre en el interior del útero femenino con el fin de conseguir que estos lleguen al óvulo con más facilidad. Una técnica sencilla que cada vez es puesta en práctica por un mayor número de parejas.