Educación

Cuidado con los castigos

peques1

Cuando un niño tiene malas conductas, berrinches o hace algo que realmente merezca una reprimenda debemos actuar acorde a las circunstancias. Pero, ¿quién nos puede decir cual es el mejor método de corrección para un niño? Todos nosotros como padres deseamos que nuestros hijos sean educados y se comporten de la manera correcta, y no hay nada que nos produzca más dolor que tener que castigarlos; por eso es tan difícil encontrar la mejor manera de corregir a nuestros peques.

Castigos absolutamente fuera de lugar

Nunca debes caer en la brutalidad del castigo físico, este además está penado por la ley, pero no es eso lo que te debe mantener lejos de este tipo de correctivos sino la sabiduría y el amor paternal que te guían siempre a proteger a tu niño y no a dañarlo. Tampoco debes sancionarlo con castigos como quitarle sus privilegios o con reprimendas que puedan dañar su autoestima. Tampoco debes usar métodos que lo humillen, esto además del daño emocional nunca son reparadores de las cosas negativas, por el contrario las incrementa.

Antes de castigar observa las circunstancias

Como padres debemos estar alertas a los motivos que generaron esa mala conducta por parte de nuestros hijos antes que a la reprimenda, muchas veces estos motivos tienen un origen que demanda atención y cuidados, y no un castigo. Cuando un peque está enfermo es posible que su conducta se vea alterada por el malestar, no lo reprendas por esto. También cuida de regañarlo por un acto involuntario, aunque este haya causado algún tipo de daño menor, recuerda que tu peque no ha tenido mala intención. Antes de regañarlo debes estar muy seguro que el ha sido el autor de la travesura, muchas veces los pequeños sufren el castigo de malas conductas ajenas. Tampoco lo hagas si se muestra realmente arrepentido, y mucho menos si lo ves asustado.