Salud

Beneficios de pasear al bebé

woman with a stroller

Sacar a pasear al bebé cada día, sobre todo los primeros seis meses, es muy beneficioso, y no sólo para el niño, sino también para los padres, aunque ahora en verano debemos hacerlo al final de la tarde para evitar las altas temperaturas.

El recién nacido puede salir a pasear un rato cada día a partir de que tenga una semana, lo que le ayudará a conocer lo que sucede a su alrededor. También el paseo relaja al bebé, por lo que puede ayudarle a quedarse dormido. A medida que va creciendo empezará a fijarse en las caras y a prestar atención a todas las novedades que aparezcan en el camino.

En el caso de la madre el paseo puede ayudarle a mejorar la circulación y a recuperar antes su peso tras el parto, ya que se trata de ejercicio. Además el paseo, aunque no sea muy largo, es una buena oportunidad para salir de casa y cambiar de ambiente.

Los primeros días conviene elegir una zona cerca de casa y que sea tranquila, sin mucho tráfico ni contaminación, como por ejemplo un parque. A medida que pasen los días se puede ir aumentando la duración del paseo, incluso dar uno por la mañana y otro por la tarde.

Durante el paseo un poco de sol, evitando la exposición directa, le ayuda a un correcto desarrollo de los huesos y a prevenir que se ponga amarillo por la bilirrubina, muy típico en los recién nacidos.

Además tenemos que poner una sombrilla o una capota al cochecito, sobre todo si hace viento o mucho sol. Si vamos por zonas urbanas hemos de tener mucho cuidado cuando crucemos o pasemos por un garaje porque puede salir un coche. Además, aunque sea verano, conviene llevar un arrullo por si bajara la temperatura de repente.

Si el peque es un poco más mayor y ya va en el carrito es fundamental que lleve el cinturón puesto y atado… aunque proteste.