Seguridad

Baño agradable y sin imprevistos

El baño es uno de los momentos más especiales para los peques, ya que se establecen unos importantes vínculos con los padres al tiempo que les ayudamos a que aprendan unos buenos hábitos de higiene.

Si queremos evitar desagradables imprevistos, como quedarnos sin agua caliente mientras llenamos la bañera, lo mejor es utilizar Gas Natural.

Además, mientras bañamos al bebé otras personas pueden utilizar agua caliente al mismo tiempo sin miedo a que se corte, algo que sí sucede con otros sistemas de energía, como la electricidad, la cual produce una cantidad de agua caliente limitada.

Por otra parte, en el caso de la mujer embarazada es muy importante que la ducha sea un momento agradable y seguro, por eso es una buena opción contar con gas natural, ya que el agua sale a la temperatura deseada y sin esperas.

Gas NaturalAgua sin cortes y a la temperatura ideal

Todos sabemos que el frío y los cambios de temperatura son perjudiciales, especialmente para los bebés y los niños pequeños. Por ello tenemos que procurar que a la hora del baño la temperatura, tanto ambiental como del agua, sea la correcta. Lo ideal es que cuando bañemos al bebé la temperatura  ambiente del cuarto de baño se mantenga entre los 23 y los 25 ºC, mientras que la temperatura del agua debe oscilar entre los 35 y los 37 grados centígrados. Siempre es recomendable que antes de empezar a bañar al bebé comprobemos la temperatura del agua con un termómetro de baño, muy práctico, aunque también podemos introducir la parte interior de la muñeca o el codo en el agua.

Más ventajas del gas natural

Por tanto si queremos que el momento del baño sea lo más agradable posible tenemos que utilizar el gas natural, ya que además de conseguir un mayor confort que con la bomba de calor y los acumuladores eléctricos, no provoca desagradables corrientes de aire. Asimismo el calor que produce es igual en toda la casa y se mantiene más tiempo.

Ahorra con gas natural

Y no podemos olvidarnos del ahorro que supone tener en casa gas natural, un tipo de energía muy eficiente y que obtenemos rápidamente, utilizando sólo la que necesitamos. A diferencia de la energía eléctrica no necesita mantenerse caliente ni acumularse en un termo, por lo que seguro que ahorraremos… y nadie se quedará sin agua caliente.



Post Patrocinado