SaludSeguridad

Bañando al recién nacido

nuevo5

Bañar al recién nacido no es algo tan sencillo como parece, sobre todo cuando nos dominan los nervios clásicos de los padres primerizos. El temor a que se nos resbale, se golpee, haga un movimiento brusco o se ahogue no es tan disparatado si tenemos en cuenta que el peque recién nacido puede sufrir un ahogo con muy poca agua.

Por eso hoy te dejamos algunos consejos para que bañes confiadamente a tu bebé, sin correr riesgos y con total seguridad.

– No mojes la zona del ombligo hasta que se haya desprendido el cordón umbilical.

– Baña a tu bebé con agua tibia, presta especial atención en la temperatura, nunca uses agua caliente.

– Utiliza un jabón neutro y champú para bebés.

– Lávalo con una esponja suave.

– Enjuágalo con agua tibia que deberás preparar antes del baño en un recipiente aparte.

– Jamás lo dejes desatendido, ni siquiera por un segundo.

Toma todas estas precauciones, sostén a tu bebé con seguridad y verás que no solo es más simple de lo que pensabas sino que además es sumamente placentero.