Educación

Algo muy difícil: Decir “No”

Cómo aprender a decir “No”

El decirles “No” a los pequeños y luego mantenerlo es algo muy difícil para todos los padres pero también muy necesario. Enseñar lo que se puede hacer y lo que no, lo que está correcto y lo que no, establecer los límites es una tarea complicada pero esencial si deseamos que nuestro niños logren ser responsables e independientes.

Es probable que frecuentemente, tengamos la impresión de habernos pasado gran parte del día repitiendo: “no se pega”, “no toques eso”, etc., y de solo pensarlo nos provocará grandes dudas con relación a si estamos educando correctamente a nuestros pequeños o no. A pesar de esto, estas órdenes, esas prohibiciones son también una forma clara de educar a nuestros niños. No somos solamente responsables de los cuidados corporales, sino también lo somos en los comportamientos y en todas sus enseñanzas. Debemos transmitirles disciplinas que luego irán interiorizando a partir de los primeros años de vida y hasta que ellos mismos lleguen a controlarse.

No debemos de abusar con el “No”, sino perderá total eficacia, será mejor dejar la rotundidad para ocasiones especiales. Habrá que ser muy coherentes y sobretodo mantenerse firmes en algunas cuestiones dejando de lados simples amenazas. Tendremos que tomarnos un minuto y controlar el estado de ánimo nuestro, ya que si tuvimos un día malo o estamos muy cansados es posible que terminemos abusando del “No”. Hay que intentar también ser constante y consecuente. Si no lo somos, se nos hará más complicado establecer los límites y los pequeños terminarán por no hacernos caso.

Debemos explicarles a que se debe nuestro “No”, así será mas sencillo que nos obedezcan si ellos comprenden el por qué, que si piensan que nos estamos aprovechando de nuestra autoridad como padres.
Piensa ante todo que aunque sean pequeños ellos también necesitan conocer donde figuran los límites, aunque a veces les cueste algunas rabietas o llantos.