Seguridad

Claves para evitar los ahogamientos de los bebés

Life Ring at the pool

Durante este mes de julio, ya han fallecido más de ocho niños por ahogamiento en España, una cifra alarmante que debería ser representada por un cero bien redondo, algo que es posible si descubrimos y aplicamos las claves para evitar que los bebés se ahoguen en las playas y piscinas.

Y es que, cuando acudimos a alguno de estos lugares durante el verano en compañía de un peque, cualquier despiste, por pequeño que sea, puede acabar en una desgracia.

Así que, para ponerles fin a los ahogamientos, evitar los accidentes en playas y piscinas y conseguir que los bebés estén protegidos en todo momento durante el verano, no te olvides de tener muy en cuenta estos consejos.

El niño no debe estar nunca solo

Tanto si te encuentras en la piscina de tu propia casa como si has viajado a una playa paradisiaca, será fundamental que tu niño no esté solo en ningún momento. Piensa que, mientras tú le abandones durante unos segundos para atender una llamada o hablar con alguien, él puede estar dirigiéndose hacia las aguas profundas sin que te des cuenta.

Cuidado con los flotadores

Que los bebés dispongan de flotadores o manguitos no es ninguna garantía. Y es que, aunque estos accesorios hayan sido creados para evitar que los peques se ahoguen cuando no saben nadar, pueden pincharse y desinflarse en cualquier momento. ¡Vigila a tus hijos por si esto ocurre para poder protegerlos y evitar que sufran ahogamientos!

Las piscinas privadas

Si tienes una piscina en tu hogar, deberás proteger a los bebés de un modo especial. ¿Cómo? Pues colocando una verja para evitar que puedan caerse al agua, alejando los juguetes del borde de la piscina para prevenir que se caigan intentando cogerlos y vigilando a tus niños en todo momento cuando salgan al jardín.