Educación

Adolescencia: edad de cambios

adolescente

La adolescencia es sinónimo de crecimiento, desarrollo de una manera muy intensa. Es una época de crisis y ruptura. Padres e hijos reclamamos: nosotros no comprendemos que le sucede al que hasta ayer era un pequeño encantador, y ellos se sienten incomprendidos por quienes hasta ayer también éramos sus ídolos. En este mundo de continuos cambios no es tarea fácil transmitirles a los adolescentes las sensaciones de seguridad que precisan para su crecimiento.

Crecer es una labor algo difícil para el pequeño y por supuesto también para los padres. Cada uno de los cambios que se originan en el niño produce determinados impactos en los adultos los cuales deben prepararse de alguna manera para soportar estas variaciones. Todos nuestros hijos vivirán en una sociedad totalmente distinta a la que vivimos nosotros, sus padres. Los valores, ideologías y costumbres pueden no ser las mismas.

Los adolescentes viven en un mundo marcado por los cambios en todos los órdenes. A pesar de esto, ellos pasan por una etapa sumamente exigente ante las cuales precisan sobretodo seguridad. Necesitan creer en algo confiable y perdurable. Los padres nos angustiamos y quejamos dado que no llegamos a entenderlos. ¿Pero porqué se nos hace tan difícil el diálogo? La adolescencia es un período de cambios, en esta etapa no es cuando se debe comenzar el diálogo, sino desde que nuestros hijos son bebes.

Mucho de lo que ocurre en esta etapa tiene su relación con lo sucedido en edades anteriores del niño. Las rabietas, berrinches, caprichos, el sitio que ocupa el niño en la familia, todo esta muy interrelacionado.