Seguridad

Accidentes domésticos, el mayor peligro para nuestros peques

Cuando hablamos de la seguridad de nuestros hijos, aún dentro del propio hogar, nunca son suficientes los recaudos. Por lo tanto no escatimemos en cambios, inversiones y todo lo que haga falta para que nuestros hijos se críen en un hogar seguro. Recuerda que los accidentes domésticos siguen siendo la más alta causal de lesiones sufridas por los más pequeños de la familia.

Para ayudarte en estas decisiones a tomar te dejamos una pequeña lista de consejos de seguridad para tu hogar:

– Cerraduras de seguridad para gabinetes:
ponlas en los cajones bajos, cuida que no sean de las del tipo que permiten una pequeña abertura antes de cerrarse ya que estas por lo general son las que le dan el espacio justo para acomodar sus deditos… imagina el resultado.

- Silla de comer: nunca sientes a tu bebé en la silla alta cerca de las paredes, ya que seguramente intentará apoyar sus pies contra la pared y empujar. Conclusión: un golpe que podría evitarse.

- Plancha y tabla de planchar: úsalas y retíralas. Además guarda la plancha siempre en sitios altos y con el cable asegurado, recuerda que nada les gusta tanto como investigar, aunque esto demande tirar de un cable para que lo que no alcanzan caiga sobre ellos desde las alturas.

– La cocina:
el más peligroso de todos los aparatos de la casa, cubre los quemadores y usa bloqueadores para la puerta del horno.

– Quemadores y ollas:
siempre que cocines usa los quemadores traseros y nunca dejes los mangos hacia adelante.

– Cocinar:
no cargues al bebé mientras cocinas, y a medida que crece enséñale el peligro del agua hirviendo, el aceite y las salsas, y lo mucho que duele si se quema con algo así.

- Trampas y venenos para insectos: deberás resignar algunos de los que siempre usabas, cuando hay niños en la casa solamente deberás usar aquellos a los que no puedan tener acceso.

Finalmente recuerda tener siempre a mano los números necesarios para llamar en caso de una emergencia. Y sobre todo, la receta mágica: “más vale prevenir que curar”. ;)